Archivo de la categoría: Insectos

Langosta Verde Arborícola-(Coniungoptera nothofagi)

Una comedora de hojas de apetito variable

Esta gran langosta (Coniungoptera nothofagi) , es considerada una especie perjudicial por la actividad defoliadora que ejerce sobre algunos árboles nativos (Nothofagus spp.) cómo también sobre plantaciones forestales de carácter comercial (Pinus radiata. Se menciona que es capaz de defoliar un árbol sin inconvenientes debido a la acción de un gran número de ejemplares.

Su cuerpo es de aspecto robusto, siendo la hembra la que impresiona al observar su gran ovopositor curvado hacia arriba.
El cuerpo es de colorido predominantemente verdoso cuando adulta, siendo factible encontrar, probablemente en los ejemplares más viejos, extremidades de color rosado variable en donde también han desaparecido los élitros y el segundo par de alas, mostrando así el cuerpo con colores verde oscuros a marrón..

Se menciona en los antecedentes bibliográficos revisados que se trataría de una especie poco frecuente de observar en la naturaleza, sin embargo ante un evento probablemente excepcional vivido en el año 2005, cuando en un bosque nativo de un cerro de exposición sur del sector denominado Los Peñascos de la localidad de los Lleuques de la comuna de Pinto, hubo la oportunidad de observar desde los primeros días de abril a inicios de junio y desde las primeras horas de la mañana a innumerables ejemplares que deambulaban en gran cantidad casi exclusivamente en el Raulí (Nothofagus alpina).

Si habían ejemplares sobre otras especies arbóreas del entorno cómo ser Avellano (Gevuina avellana) y Hualle (Nothofagus oblicua) no se observó sobre ellos ovipostura. Probablemente eran usados cómo medio de acceso hacia su destino preferente, en éste caso los raulíes.

El auge poblacional ocurrió la segunda quincena de abril, período en el que en un devenir frenético iban y venían ejemplares que caminaban sobre los troncos de raulíes del sector. Los que se detenían estaban en labores de postura con su ovopositor encorvado sobre pequeñas grietas de la corteza del citado árbol.

Tucura Quebrachera (Tropidacris collaris) – San Felipe

Los insectos del género Tropidacris pertenecen a los acridoideos más grandes que se conocen. El género se encuentra distribuido desde el sureste de México hasta el centro de Argentina, siendo su área de distribución típica los ambientes tropicales.                                                                                                      Las especies del género Tropidacris son arbóreas y algunas son plagas forestales importantes en Brasil y Venezuela. Pueden producir daños ocasionales y localizados en cultivos tropicales como el plátano, mandioca, cítricos, palma de coco, café, maíz, sorgo, caña de azúcar.                                    El adulto de la tucura quebrachera (Tropidacris collaris) es un insecto arborícola que alcanza entre 10 y 13 centímetros de longitud y 24 cm. de extensión alar, que le permite volar en forma similar a un pájaro. Esta tucura es de mayor tamaño, a diferencia de otras especies comunes en nuestra zona como la tucura de las quintas,                                                                  Se alimenta de hojas del bosque nativo, especialmente de quebracho blanco y tiene un ciclo de vida de 240 días. Frecuentemente, es confundida con T. cristata, sin embargo, el color de las alas posteriores de T. collaris es azulado en contraste con T. cristata que son rojizas. Si bien su ciclo biológico es poco conocido, desova en el suelo, los adultos mueren entre agosto y septiembre y los huevos quedan para la siguiente temporada.                                                                                                                                 La emergencia se produce en octubre y noviembre; en zonas cálidas su reproducción es continua, con una generación al año y pueden superponerse adultos y ninfas. Las ninfas son gregarias, localizándose en pequeños grupos en árboles bajos. Las altas temperaturas, la falta de heladas y el bajo índice de precipitaciones favorecen el desarrollo ninfal.                                                                                                                                       Ante la falta de quebracho blanco, va colonizando otras zonas y especies vegetales, adoptando un comportamiento, hasta ahora desconocido, de migración lenta.

Gusano de seda – (Bombyx mori) La Banda


La mariposa o gusano de seda (Bombyx mori) es una especie de insecto lepidóptero de la familia Bombycidae originaria del norte de Asia. Se cría hoy en muchas regiones del mundo para aprovechar el capullo que protege a su crisálida, constituido por un largo filamento de seda, producido por la oruga al retraerse para la metamorfosis. Aunque existen otras especies setíferas, B. mori es la más extendida, y la conocida habitualmente con este nombre.
Los gusanos de seda, como cualquier otra oruga, pasan por cuatro fases básicas de desarrollo: Huevo, larva, crisálida o pupa e imago o adulto.
HuevosLos huevos tienen entre 1 y 1,5 milímetros de largo. Su cáscara es una membrana de materia quitinosa, que va desde el amarillo claro al gris pizarra y finalmente a un tono violáceo o verdoso. Los huevos sin fertilizar se distinguen inmediatamente por mantener la coloración amarillenta. La incubación dura alrededor de quince días, aunque en climas fríos la eclosión no se produce hasta haber pasado el invierno. Al cabo de éste, las orugas salen del mismo, normalmente lo hacen en primavera pero siempre dependiendo de la temperatura ambiental. Este mecanismo les permite madurar al mismo tiempo que las hojas de morera y poder alimentarse cuando las hojas se encuentren en su momento óptimo.
El hombre ha criado gusanos de seda desde hace varios siglos para la obtención de la preciada seda, hoy día se usan también como “mascotas”. Ambos usos han impedido que afloren al natural así que hoy se puede decir que casi han desaparecido en libertad.
Los gusanos de seda son utilizados en el ámbito doméstico como mascotas y como “guías didácticas” para aprender el ciclo vital y metamorfosis de las orugas. Esto es debido a su facilidad para alimentarse (pues sólo hay que darles hojas de morera), a sus escasas atenciones, a su fácil limpieza, a su rentabilidad y a que son totalmente pacíficos ya que se los puede coger y tocar sin peligro.

Mantis Religiosa o Santateresa (Mantis religiosa)

La mantis religiosa o santateresa (Mantis religiosa) es una especie de insecto mantodeo de la familia Mantidae originaria de sur de Europa; fue introducida en Norteamérica en 1899 en un barco con plantines y a pesar de ser una especie introducida, es el insecto oficial de Connecticut.

DESCRIPCION: Insectos de tamaño mediano, con un tórax largo y unas antenas delgadas. Tiene dos grandes ojos compuestos y tres ojos sencillos entre ellos. La cabeza puede girar hasta 180º. Sus patas delanteras, que mantiene recogidas ante la cabeza están provistas de fuertes espinas para sujetar a sus presas. Son animales solitarios excepto en la época de reproducción, cuando macho y hembra se buscan para aparearse. Cuando hay más de un macho cerca de una hembra, éstos se pelean y sólo uno se reproduce. Las hembras son mayores que los machos y ademas las hembras entre las dos patas de agarre de las presas tiene 2 ócelos negros y los machos tienen un punto blanco enmedio. Durante y tras el apareamiento la hembra se come al macho. Puede ser de color verde o pardo con distintos matices. El color del adulto lo determina el del medio en el que habita durante su última muda (por ejemplo amarillo si se trata de paja seca o verde si es hierba fresca). Es el único animal conocido que cuenta con un único oído y lo tiene localizado en el tórax. Alcanzan un año de vida durante el cual mudan seis veces antes de convertirse en adulto. Para mudar se suspenden de una rama, se desprenden de la vieja muda y salen por la parte anterior de la última cutícula. Este insecto no es venenoso. Utiliza sus fuertes patas delanteras para atrapar a sus presas y devorarlas vivas. Caza al acecho, permanece inmóvil con las patas delanteras juntas (por lo que parece que está rezando) a la espera de que una presa se acerque, cuando otro insecto se posa junto a ella, lo observará girando la cabeza (Las mantis gozan de muy buena vista) y lanzándose al ataque de inmediato. Hay un tipo de arte marcial inspirado en su forma de atacar.[3] Sus patas delanteras sujetan a la víctima y la mantis comienza a alimentarse de ella inmediatamente, incluso si su presa sigue luchando para escapar. Las presas pueden ser devoradas en parte o en su totalidad, dejando únicamente como restos del festín patas, alas o éitros, que la mantis escrupulosamente deja caer al suelo. Si bien tienen preferencias por animales vivos para su alimentación, en cautiverio también pueden llegar a alimentarse de insectos muertos siempre que alguien se los acerque a sus patas raptoras o boca, aunque su actividad predadora se ve disminuida. En la época de apareamiento la hembra segrega feromonas, atrayendo al macho, siendo el único momento en la que los machos y hembras se reúnen. Durante este periodo las hembras se vuelven muy agresivas y, en ocasiones, acaban por comerse a su compañero durante o después del apareamiento empezando por la cabeza. Este comportamiento está bastante mitificado, ya que, si bien se da con frecuencia en cautiverio, es raro en libertad. La cópula dura unas dos horas. En el apareamiento, en primer lugar el macho rodea a la hembra hasta saltar a su dorso y poner en contacto sus antenas con las de la hembra. A continuación, el macho pone en contacto sus estructuras genitales con las de la hembra y deposita el espermatóforo en el interior de la hembra. La puesta de los huevos se hace en otoño y los huevos eclosionan en primavera. Pone sus huevos en montoncitos espumosos (ootecas) que ata a las ramitas. La espuma se endurece pronto y protege los huevos hasta que se abren. Cada saco puede albergar entre 200 y 300 huevos pero sólo unos pocos sobreviven. Denominación popular: Santateresa, tatadiós, campamocha, madre víbora, mamboretá, cerbatana, usamico, maríapalito (Ocaña, Colombia), comepiojos, matapiojos, armacaballo (Santander, Colombia), muerte (Arroba de los Montes, Ciudad Real) o caballito del diablo

Monarca – Danaus plexippus erippus – Charco Viejo

MONARCA

Las mariposas monarcas (Danaus plexippus) son nativas de América del Norte y América del Sur. Sin embargo, en el siglo XVII se esparcieron a otras partes del mundo. Las monarcas fueron vistas primero en Hawai en los años 1840’s y posteriormente en muchas islas del Pacífico Sur entre 1850 y 1860 (Ackery y Vane-Wright, 1984). A inicios de la década de 1870, se reportaron las primeras monarcas en Australia y Nueva Zelanda (Gibbs, 1994). No queda claro exactamente cómo y por qué ocurrió esta migración. Una posibilidad es que las monarcas hayan sido transportadas en navíos, ya sea como larvas que se encontraban a bordo en las plantas quiebramuelas localizadas en los astilleros o como adultas desembarcadas de navíos que realizaban travesías marítimas. Es muy probable que el proceso haya involucrado la intervención humana, pero no se sabe hasta que punto. Debido a que las monarcas de América del Norte generalmente vuelan más de 2.200 Km. durante su migración, es posible que algunas hayan realizado el recorrido por sí solas.

Cardador o ciempiès-Charco Viejo

CARDADOR O CIEMPIES

El cardador o ciempiés se caracteriza por su gran número de patas. Desde que nace hasta que muere, sufre una serie de mudas. En cada muda adquiere un nuevo segmento, con lo cual el animal se va alargando constantemente. Cada segmento tiene dos pares de patas. Es muy lento, que vive en la oscuridad. Se esconde en la tierra o entre las piedras, de donde sale sólo por la noche. Se alimenta de vegetales y hojas secas, de las que roe las partes blandas. Hay muchas especies de ciempiés, la mayor que se conoce puede llegar a medir 30 cm. de longitud. cuando se asusta se enrolla en espiral. También utiliza como medio de defensa un líquido ocre, cáustico y venenoso, que segrega por unas glándulas especiales.