Archivo de la categoría: Mamíferos

Zorrino (Mephitidae) – Huyamampa

Los mefítidos (Mephitidae) son una familia de mamíferos carnívoros conocidos vulgarmente como mofetaszorrinoszorrillosmapurites ochingues. Son animales de mediano tamaño, que habitan principalmente en América, con un género en el Sudeste Asiático.
Su rasgo característico principal es el fuerte y fétido olor que segregan sus glándulas anales. Este olor es emitido cuando la mofeta se siente amenazada. Antes de la emanación, la mofeta adopta una posición corporal distinta según la especie; algunas levantan su cola, mientras que otras especies, levantan las patas traseras, quedando apoyados solamente sobre las delanteras. La sustancia emitida puede llegar fácilmente a los 2 metros de distancia. De todos modos, ante situaciones amenazantes, todas las especies emiten un sonido agudo, que producen también cuando se pegan a alguna superficie. Esto les permite protegerse de los depredadores.
El pelaje es básicamente bicolor, presentando mayormente un diseño con un color de fondo en negro sobre el cual se presentan rayas o bandas de color blanco, lo que sugiere que, al igual que otras especies con patrones similares, advierten a sus agresores de la posesión de algún tipo de defensa oculta. Son omnívoros, pueden alimentarse tanto de insectos como de huevos, frutas, mamíferos pequeños, pájaros y miel.
Las hembras mofetas tienen un período de gestación de 55 días y llegan a parir entre 1 y 10 crías. Estas se alimentan de leche materna aproximadamente durante 10 semanas.
Viven en madrigueras que son cavadas por las hembras y durante el invierno, pasan un período de letargo, el cual no llega a ser una hibernación completa.
A veces comparten madrigueras cavadas por otras especies como zorros y mapaches.

 

Tuco-tuco de los talas-Ctenomys talarum (Oculto)

Foto gentileza: Tuti Uñates

El tuco-tuco de los talas (Ctenomys talarum) es una especie de roedor histricomorfo de la familia Ctenomyidae endémica de Argentina, en especial de la provincia de Buenos Aires, sistemas orográficos de Ventania y de Tandilia. Es un roedor subterráneo herbívoro que habita cuevas individuales, cerradas la mayor parte del tiempo. Forrajean excavando bajo tierra. Como todos los de su género, sus sonidos más comunes son los repetitivos, estructurados, de tono bajo; que hizo bautizar su onomatopeya “tuc tuc” en que se basa el nombre común de las distintas especies. Son avisos territoriales, así mantienen separados los diferentes sistemas de galerías, y probablemente también la de localización espacial de individuos dentro de una misma población. Otro sonido en el repertorio de los Ctenomys es de la hembra para avisar al macho sobre su receptividad reproductiva. El último repertorio de sonidos es el producido por el recién nacido al alejarse de la madre, y le desencadena el comportamiento de búsqueda y de recuperación del crío.

Vizcacha (Lagostomus maximus) – Los Acosta, Dpto. Banda

Características:

Largo promedio: 72 cm (cabeza y cuerpo: 54 cm, cola: 18 cm) Peso: hasta 4,5 kg la hembra y hasta 9 kg el macho.

Pelaje: espeso, compuesto por pelos largos y duros (rectopelos) y otros cortos y sedosos, los últimos más tupidos.

Coloración: gris parduzco a gris pizarro, con jaspeado crema u ocre. Una franja negra de pelos largos atraviesa la cabeza hasta los flancos. El vientre es blanco; los miembros son grises (más claros en su cara interna). Los machos son más oscuros, especialmente durante el verano.

Rasgos morfológicos salientes: cabeza voluminosa y achatada, con hocico corto y labio superior hendido. Rinario con pliegues que permiten el cierre completo de las narinas. Largas vibrisas. Incisivos de crecimiento continuo. Ojos grandes y saltones, dispuestos lateralmente. Orejas pequeñas. Cuerpo robusto Cola relativamente corta, con superficie basal almohadillada que le permite ser usada como miembro adicional que le otorga sustentación al rascarse con las extremidades delanteras o al practicar coprofagia. En caso de quedar trabada, la cola puede cortarse entre la 5° y 6° vértebras (plano de autonomía para situaciones de riesgo).

Patas anteriores cortas: manos pequeñas con 4 dedos dotados de fuertes uñas. Miembros posteriores muy desarrollados, con 3 dedos (el dedo medio más largo, con un notable mechón de pelos duros).

Duración de la gestación: 145 – 166 días.

Capacidad reproductiva baja: una época de celo (inicio de otoño) y camada compuesta más comúnmente por 2 crías de algo menos de 200 g, que son amamantadas al menos por 3 semanas. La madurez sexual es alcanzada a los 8,5 meses por las hembras y a los 15 meses por los machos.

Habita terrenos de monte abierto, con suelos fáciles de excavar para la construcción de sus galerías subterráneas, las que pueden tener hasta 2 m de profundidad y abarcar áreas de 20 a 300 m de diámetro. La madriguera o vizcachera se encuentra en sitios poco expuestos a anegamiento y está constituida por una serie de cuevas individuales conectadas entre sí. Cada unidad tiene 3 – 4 salidas o bocas, y dispone de cámaras amplias con salidas directas al exterior en caso de amenaza de inundación. Posee en su interior un microclima templado y húmedo, con temperatura media de 21°C y variaciones en el año no mayores a 10°C. En ella transcurre gran parte de la vida de este roedor, ya que su actividad externa es realizada por cortos periodos, en horas de la noche.

Vive en comunidad constituyendo colonias regidas por un líder de gran robustez (“vizcachón”), al que se subordinan los machos jóvenes; algunos de éstos emigran al final del verano para dar origen a nuevas colonias.

Cuando tranquila, la vizcacha se desplaza por cortas etapas con pasos breves, levantando notablemente el tren posterior y deteniéndose periódicamente para alimentarse o descansar; en situaciones de alarma realiza una marcha hacia la madriguera, alternando la carrera con saltos de hasta 2 m de longitud y virajes pronunciados.

Tiene un régimen alimentario exclusivamente herbívoro y muy amplio. Si bien muestra preferencia por hierbas y semillas, consume todo vegetal próximo a su cueva, en una actividad de “barrido” que, sumada al efecto de la orina y el pisoteo, provoca “peladares” que delatan con claridad la presencia de vizcacheras activas.

La historia de los suelos de la región chacopampeana está estrechamente ligada a la actividad de los animales excavadores que la habitan. Sin embargo, el equilibrio fue roto por el hombre, transformando a la vizcacha en un agente modificador del paisaje y responsable de daños en cultivos y procesos erosivos.

Depredadores: zorro. boa de las vizcacheras (lampalagua) y félidos (puma y gatos)

Hurón menor (Galictis cuja) – Campo Gallo, Dpto. Alberdi

huron

Hurón menor (Galictis cuja)

Características:

Especie nativa. La nuca, el dorso y cola son gris claro, algo amarillento; la cara, vientre y patas son negras. Su frente presenta una banda blanca más angosta que en el huroncito, que se prolonga por los costados del cuello hasta los hombros. Principales diferencias con huroncito: La nuca es del mismo color que el dorso, y tamaño, hasta 70 cm de largo (con cola).

Conejo del palo (Pediolagus salinicola) – Brea Pozo, Dpto. San Martín

Conejo del palo (Pediolagus salinicola)

Conejo del palo (Pediolagus salinicola)

Características:

Pequeño roedor sudamericano perteneciente a la familia de los cávidos, propio de los ambientes áridos y semiáridos de la vasta región chaqueña. Su aspecto es una versión reducida de su pariente, la “mara o liebre criolla”. La coloración general es pardo-grisacea uniforme, y blanca en el vientre.

De hábitos gregarios, conforma grupos familiares de varios individuos, que desarrollan actividades en un territorio. Se alimentan de frutos, hierbas y otros vegetales.Utiliza como refugio cuevas, troncos huecos y ramajes, lo que le ha valido la denominación de “conejo de los palos”.Las hembras dan a luz camadas de 1-2 crías. En Argentina, esta especie aún no atraviesa una situación de compromiso. Sin embargo, se ha visto reducida por la modificación de su hábitat y la caza de que es objeto.

Cuis chico (Microcavia australis) – La Aurora, Dpto. Banda

Características:

Otros nombres: conejo del cerco, cuis amarillento, cuis austral.
El cuis chico lo podemos encontrar en casi todas las regiones de Argentina, salvo en las zonas húmedas del este.  Los machos adultos pesan entre 200 y 330 gramos y miden entre 170 y 250 mm. Tienen pelaje corto de color gris amarillento, con abdomen pálido, y grandes ojos rodeados por un anillo de pelo blancuzco, orejas redondeadas y una cola desnuda muy corta. La especie habita en llanuras desérticas o semidesérticas y en valles. Si se incluye el rango de las tres subespecies, el hábitat se extiende desde la provincia de Jujuy hasta la de Santa Cruz, en Argentina, Uruguay con poblaciones en Chile, Paraguay y algunas en Bolivia. Las hembras usualmente entran en celo a los 40 o 50 días de edad, pero todavía no son aptas para concebir. El ciclo del estro puede durar 15 días. El período de gestación es de 55 días. Las camadas pueden ser de entre 2 a 5 crías en promedio. Los individuos colaboran en la comunidad; en el caso de hembras, se ha observado la crianza común de cachorros, y en tiempo frío se acurrucan juntos para conservar el calor. El sistema de madrigueras es sustentado por una extrema fidelidad individual; en caso de persecución, el cuis cava en distintos lugares para ocultarse sin ingresar a la madriguera común. Es diurno y vive en comunidades familiares. Utiliza como refugio depresiones o cuevas de otros animales bajo arbustos espinosos, pero también construye sus propias galerías con varias bocas que se comunican entre sí.Se alimenta de hojas, flores, brotes y frutos. El hurón es uno de sus principales depredadores. Varias comunidades del país consumen su carne.