Archivo de la categoría: Sin categoría

Chinchero Chico (Lepidocolaptes angustirostris)-Huyamampa

DESCRIPCIÓN: Mide 18 cm. Notable pico largo, curvo y de color claro; corona y nuca oscuras estriadas de blanco; marcada ceja y garganta blancas, separados por un antifaz oscuro; espalda marrón; alas rojo ladrillo; pecho y vientre blancuzcos con estriado oscuro; cola larga, terminada en dos puntas rojo ladrillo.

COMPORTAMIENTO: Se lo encuentra todo el día trepado; las plumas rígidas de su cola hacen de soporte en ramas y troncos. Captura sus presas en la corteza y en huecos o cavidades. Muy activo y confiado, vuela de un árbol a otro.

HÁBITAT: Prefiere los montes nativos y las arboledas. Se lo puede hallar en áreas rurales, parques y jardines.

ALIMENTACIÓN: Se basa casi exclusivamente en insectos, sus larvas y huevos, que obtiene con su pico largo y curvo hurgando entre la corteza en hendiduras o huecos de las ramas.

NIDO: Ocupa huecos naturales de árboles o postes y también aquellos excavados por otras aves como los carpinteros, con profundidades variables. Rellenando el interior con trozos de corteza y hojas secas, pone 3 o 4 huevos blancos. Los pichones permanecen en el nido y son alimentados por ambos padres.

SITUACIÓN: Escaso. Sus poblaciones son estables, no presentan riesgo para su conservación.

DISTRIBUCIÓN: Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay; en Argentina desde el norte hasta el sur de la provincia de La Pampa, por la zona del caldenal.

Churqui (Acacia fedeana)-El Desbastadero

Arbol cuya ramificación se extiende en forma circular y su altura no pasa los 5 metros. El tallo es leñoso y se subdivide desde la base en otro de igual grueso. De raíz atípica, ramificada y resistente.

De hojas compuestas de color verde claro,es de escaso follaje por la abundancia de sus ramas y la pequeñez de sus  hojas en relación al grueso de aquellas.Las flores forman racimos simples, de aroma suave muy agradable. Una vaina constituye su fruto.

El Grupo O.F.F.S.E. se adhiere al Día Mundial del Medio Ambiente

Uno de los aspectos más impresionantes de la Naturaleza es su dinámica signada por cambios paulatinos donde las variables se van adecuando entre sí. El clima, los suelos, el aire, la flora, la fauna, el agua, en definitiva todos los seres vivos sufren pequeñas modificaciones que les permiten acomodarse en los nichos donde se desarrollan. Con esta lógica la constante más importante es el tiempo, ya que tiene un movimiento uniforme, homogéneo, consecutivo, progresivo y es imposible detenerlo o volverlo atrás.

Sin embargo, el hombre moderno viene generando procesos económicos, técnológicos, sociales y culturales en los cuales aceleró los cambios, con velocidades insoportables para los procesos naturales. Preparado para desplazarse a quince kilómetros por hora, ha generado máquinas que le permiten avanzar a varias veces la velocidad de la luz; con un cerebro inteligente adaptado para su propio físico, la tecnología le posibilita tomar decisiones a la velocidad de la luz, computadoras de por medio.

Esta evolución no se ha hecho en los plazos naturales de siglos o milenios tal cual lo signa la evolución natural, sino que es un camino emprendido hace menos de 40 años, lapso inexistente en términos ecológicos. Así las consecuencias negativas no se han hecho esperar, sorprendiéndonos con las magnitudes adquiridas en niveles de contaminación, emisión de gases efecto invernadero, deterioro de la capa de ozono, extinción de especies, etc. El duro panorama nos ha hecho tomar conciencia que este camino nos lleva inexorablemente a la destrucción de nuestro planeta, y por consiguiente debemos cambiar el rumbo.

La tarea a enfrentar no está al alcance de una sola persona, de una sola comunidad, de un solo país. Somos todos en conjunto quienes debemos asumir las responsabilidades y emprender la tarea para que los resultados se empiecen a ver dentro de unos años.