Nido y huevos de colibri – Mellisuga helenae

NIDO Y HUEVOS DE COLIBRI

Cuando contemplamos el bosque, nos llama mucho la atención verlos volar hacia adelante, hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo. De todos los animales que han conquistado el espacio aéreo, es quizás el que mejor domina el arte de volar.
Los colibríes pertenecen al orden de los Apodiformes y a la familia Trochilidae. Son aves que se caracterizan por su pequeño tamaño , van desde los 5 cm hasta los 20 cm. Existen alrededor de 330 especies de colibríes y viven solamente en América. La familia de los colibríes se extiende desde Alaska hasta Tierra del Fuego, pero la mayor parte se concentra en los trópicos.
En la mayoría de los casos, la coloración de los sexos es diferente. El pico es en forma de lezna, delgado, agudo; recto o arqueado. En varias ocasiones alcanza la longitud de la cabeza y en otras es tan largo como el cuerpo y la cabeza juntos. La lengua es muy larga, bifurcada y tubular, o bien, acabada en una formación peluda, apta para succionar el néctar o capturar insectos. Las patas son cortas y débiles, por lo que únicamente las utilizan para posarse y no para caminar.

107 pensamientos en “Nido y huevos de colibri – Mellisuga helenae

  1. Jorge Llugdar Autor

    Hola Arcelia, que bueno tu hallazgo!! Me alegro que hayas encontrado ese nido de colibríes, yo te aconsejo que lo dejes en donde está, la naturaleza es tan sabia, que ellos saben como proteger su nido y sus pichones.
    Gracias por tu comentario y por visitar mi página, espero tu visita nuevamente.
    Saludos a la distancia desde Santiago del Estero, Argentina.

  2. Arcelia

    Los colibríes se desarrollaron con éxito. Ya abandonaron el nido

    Es posible que regresen al lugar donde nacieron?

    Saludos¡

  3. Loreany

    Hola, me gustaría compartir mi experiencia. No sé si recuerda que el año pasado había contado que he visto como crecieron dos colibríes hasta que un día el nido desapareció y usted me respondió que fue por causa de otro animal, en mi caso fue un gato blanco que rondaba cerca del nido, quien evidentemente comió a los pichones. Nuevamente este año, otra mamá colibrí volvió a hacer su nido en el mes de julio, y nacieron dos pichones. Esta vez he puesto obstáculos cerca del nido para que ningún gato se acerque, (botellas de plástico con agua, nada cortante ni de vidrio) además rocié la zona con vinagre (ya que éste hace de repelente natural contra gatos, he rociado hacia las plantas sobre todo). Los pichones crecieron, y una mañana cuando salía para el trabajo ellos seguían en su nido hasta que cuando me vieron acercarme (era mi camino obligado pasar cerca del nido siempre, por lo que se han acostumbrado a mi presencia) ellos simplemente volaron por encima de mi cabeza, uno de ellos me miró a unos metros de distancia y se elevó con el otro. Pasaron los días y cada tanto veo a un colibrí en el patio que nunca había visto, creo que es uno de los pichones, ya en edad un poco más adulta. Creo que hice bien en protegerlos a que sobrevivan, de alguna forma pude contribuir a la conservación de su especie, ya que la superpoblación de gatos en zonas urbanas los va extinguiendo. Creo que sería bueno emular esta forma de cuidado a todos los que encuentren nidos de colibríes en sus patios.

  4. Jorge Llugdar Autor

    Hola Loreany, excelente tu relato!! Mis felicitaciones por tu empeño en cuidar y conservar estas aves tan hermosas y delicadas.
    Gracias por compartir tus vivencias y por visitar mi página.
    Abrazos a la distancia!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


5 − = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>