Garza silbadora o Chiflón-(Syrigma sibilatrix) Lavalle

53 cm. Corona, nuca y dorso, gris acelestado. Piel facial desnuda, azul turquesa. Zona auricular, ocre acanelado. Cuello y pecho, amarillo cremoso. Cobertoras alares, ocre pardusco, que se ve como finas estrías verticales sobre fondo gris. Pico rojizo, con punta negra.

Habita praderas abiertas con árboles dispersos, bajíos inundados poco extensos, parques rurales y urbanos. Vive en todo el país.

Anda regularmente en parejas, aunque en ocasiones se observan grupos familiares. En el cortejo suelen reunirse varias parejas, en un ritual colectivo. A diferencia de las otras garzas, suele preferir los pastizales secos. No obstante, suele aparecer en los cuerpos de agua menores, como lagunetas y tajamares, así como en las charcas que se forman a la vera de caminos y carreteras. Suele posar en postes de alambrados o de tendido de líneas eléctricas.

Su vuelo es distintivo, con las alas batidas rápidamente, pero con poca amplitud, sin sobrepasar la línea horizontal del lomo. Precisamente, en vuelo suele emitir su característico silbido, largo, melodioso y de timbre aflautado.

Consume artrópodos diversos y pequeños vertebrados, en particular culebras y anfibios. A la caza de presas camina pausadamente y mueve el cuello lateralmente, o viboreando.

Anida en solitario, no en colonias, en sitios alejados del agua. Muestra preferencia por el entorno humano y suele anidar en árboles exóticos en parques de estancias, islas de eucaliptos para abrigo del ganado e inclusive en parques urbanos. El nido es una desprolija plataforma de ramas secas, que asienta en árboles, generalmente alto.

Su voz típica es un silbido como aspirado, alto (1,90-2,50 kHz), de tres notas largas (1s, la primera, más cortas las otras dos), generalmente emitido en vuelo, haciéndose evidente que estira el cuello al emitirlo: “whiííp…whiíp…whiíp”. De estos característicos silbidos surge el nombre vulgar.

Estos silbidos, con variantes, son emitidos también en el cortejo, junto a otras voces roncas. En esta ceremonia ritualizada suelen participar dos parejas, que caminan juntas, erectas o agachadas, se pechan, cambian de dirección, se entrecruzan, se ofrecen ramas secas, elevan los picos, erizan y separan las plumas nucales. En este caso, además de los típicos de 3 notas, pueden agregar otros de 5 notas, en una banda de tono entre 1,90 y 2,50 kHz. Las aves participantes emiten un parloteo de notas bajas (0,40-1,6 kHz) y roncas, entremezcladas sin orden “wag woag wag”. La mayoría de los silbos terminan como descomponiéndose en un sonido muy áspero“aaaggghh”, bajo (1,5-2,9 kHz), ronco, de muy cortas notas (0,005s), poco definidas, como si el aire rozara fuertemente por las vías aéreas.

Langosta Verde Arborícola-(Coniungoptera nothofagi)

Una comedora de hojas de apetito variable

Esta gran langosta (Coniungoptera nothofagi) , es considerada una especie perjudicial por la actividad defoliadora que ejerce sobre algunos árboles nativos (Nothofagus spp.) cómo también sobre plantaciones forestales de carácter comercial (Pinus radiata. Se menciona que es capaz de defoliar un árbol sin inconvenientes debido a la acción de un gran número de ejemplares.

Su cuerpo es de aspecto robusto, siendo la hembra la que impresiona al observar su gran ovopositor curvado hacia arriba.
El cuerpo es de colorido predominantemente verdoso cuando adulta, siendo factible encontrar, probablemente en los ejemplares más viejos, extremidades de color rosado variable en donde también han desaparecido los élitros y el segundo par de alas, mostrando así el cuerpo con colores verde oscuros a marrón..

Se menciona en los antecedentes bibliográficos revisados que se trataría de una especie poco frecuente de observar en la naturaleza, sin embargo ante un evento probablemente excepcional vivido en el año 2005, cuando en un bosque nativo de un cerro de exposición sur del sector denominado Los Peñascos de la localidad de los Lleuques de la comuna de Pinto, hubo la oportunidad de observar desde los primeros días de abril a inicios de junio y desde las primeras horas de la mañana a innumerables ejemplares que deambulaban en gran cantidad casi exclusivamente en el Raulí (Nothofagus alpina).

Si habían ejemplares sobre otras especies arbóreas del entorno cómo ser Avellano (Gevuina avellana) y Hualle (Nothofagus oblicua) no se observó sobre ellos ovipostura. Probablemente eran usados cómo medio de acceso hacia su destino preferente, en éste caso los raulíes.

El auge poblacional ocurrió la segunda quincena de abril, período en el que en un devenir frenético iban y venían ejemplares que caminaban sobre los troncos de raulíes del sector. Los que se detenían estaban en labores de postura con su ovopositor encorvado sobre pequeñas grietas de la corteza del citado árbol.

Alilicucú Común (Megascops choliba)

El autillo chóliba (Megascops choliba), también denominado currucutú comúnalilicucu comúnalicucu comúntamborcito común ylechucita neotropical,2 es una especie de ave estrigiforme de la familia Strigidae que vive en América. Como otras rapaces nocturnas es un depredador de pequeños animales dotado de garras, patas y pico especializados para cazar. Habita desde Costa Rica hasta Uruguay y todo el norte y centro de la República Argentina (hasta Mendoza, norte de La Pampa y nordeste de Buenos Aires). En apariencia es una especie sedentaria. Se encuentra en selvas, montes naturales y artificiales, sabanas, cerros de hasta 2000 metros sobre el nivel del mar, plantaciones parques y jardines.

Su longitud total varía de 225 mm (macho) a 240 mm (hembra). Presenta un disco o máscara facial bordeada de negro por detrás y penachos auriculares pequeños aunque evidentes que puede levantar o replegar como si fueran orejas. Su coloración dorsal es parda con estrías negras y manchitas canelas; por debajo es blanco también con estrías negras y un borrado ondulado con el tono canela difundido en todas partes.

Suele encontrase a los autillo chólibas solos, en parejas o en grupos familiares. Tiene hábitos nocturnos y durante el día permanece entre la vegetación, pasando desapercibida gracias al camuflaje que le brinda su plumaje críptico. Si es molestada por algo, vuela lentamente durante una breve distancia para volver a esconderse de nuevo.

Se alimenta de insectos los grandes coleópteros que captura en el suelo; además busca mariposas nocturnas y otros insectos alados, que los caza en vuelo. Durante los meses de otoño e invierno, cuando los artrópodos disminuyen drásticamente, es posible que se alimente de roedores y otros pequeños animales.

Emite localizaciones agudas y ásperas, siendo diferentes las voces del macho y la hembra, los cuales tienen por costumbre llamarse en una suerte de dúo durante las horas de la noche. Las voces tan particulares de ésta y otras especies de lechuzas, así como el desconocimiento general de sus hábitos, hacen que estas inofensivas aves sean relacionadas con malos augurios y brujerías, lo cual es totalmente infundado. En realidad, su función dentro de la naturaleza es muy positiva para el hombre, ya que por su alimentación contribuye a eliminar plagas agrícolas y vectores de enfermedades. A partir de octubre nidifica en huecos de árboles. La única postura anual se compone de tres o cuatro, pudiendo en ocasiones llegar hasta seis, huevos de color blanco.

Jilguero Dorado (Sicalis flaveola) Camping Benteveo

Otros nombres Comunes: Misto, Botón de oro, Jilguero azafranado, Chirigüe azafranado, Doradito, Gorrión Amarillo.

SUBESPECIES:

Sicalis flaveola flaveola: (Linnaeus, 1766). Ssp nominal. Presente en Colombia y Venezuela.

Sicalis flaveola pelzelni: (Sclater, 1872). Es la subespecie que habita Uruguay y casi toda Argentina, con excepción de la zona andina, Chubut, Santa Cruz y las Islas Malvinas.

Sicalis flaveola valida: (Bangs y Penard, T. 1921). Presente en Ecuador y Norte de Perú.

Sicalis flaveola koenigi: (Hoy, 1978). Presente en Argentina (Oeste de Salta y Jujuy).

Sicalis flaveola brasiliensis: (Gmelin, J. 1789). Presente en el norte de Argentina (Misiones) y Brasil.

DESCRIPCION: 12 cm, el macho es amarillo, con alas, dorso y cola negra apenas olivaceas, la especie presenta matices anaranjados en frente y cara lo cual sirve a la hora de distinguir de otras especies del mismo género. La hembra es de color grisaceo más claro en el vientre, con estrías oscuras en pecho y dorso, los juveniles similares a las hembras.

DIFORMISMO SEXUAL: Muy marcado y fácilmente distinguible por el color amarillo oro del macho, los juveniles machos tienden a tener pintitas amarillas en el pecho, aunque cuando son muy jovenes se dificulta sexarlos.

AMBIENTE: Bosques, áreas rurales y poblados (común en plazas y reservas urbanas).

DISTRIBUCION GEOGRAFICA: Se distribuyen ampliamente en Argentina, Uruguay, Colombia, Venezuela, Ecuador, Peru, Bolivia, Brasil y Paraguay.

COMPORTAMIENTO: Los machos tienen un canto melodioso (lo cual lo hace una especie muy capturada para el mascotismo), fuera de la época reproductiva forma bandadas numerosas incluso con otras sp, como los Chingolos (Z. capensis) y los Mistos (S. luteola), es bastante arboricola aunque se lo ve frecuentemente en el suelo alimentandose.

NIDIFICACION: Construye su nido con pastos secos y plumas que moldea en cavidades como huecos en troncos, postes, incluso suele utilizar nidos abandonados de horneros (F. rufus). Suele anidar dos veces por año y los juveniles forman parejas antes del año para lograr una nueva camada de pichones (Costa et al., 2011).

ALIMENTACION: Granos, semillas de pastos silvestres, pequeños grutos, larvas y brotes.

Cacholote Castaño-Brown Cacholote (Pseudoseisura lophotes)-Camping “Benteveo”

DESCRIPCIÓN: Mide 23 cm. Recuerda al hornero, pero más grande; cabeza castaña oscura con notable copete negruzco; espalda castaña; alas castañas con las puntas más rojizas; garganta clara; pecho y vientre castaños claros; cola parda rojiza; mandíbula inferior del pico y ojos blancuzcos.

COMPORTAMIENTO: Camina mucho por el suelo, es confiado, se posa en árboles y arbustos. Sus voces son estridentes y muy llamativas, emitidas a dúo. Anda en parejas y en grupos familiares.

HÁBITAT: Montes abiertos, campos con árboles aislados y zonas de arbustos; también áreas rurales. Prefiere las zonas más secas.

ALIMENTACIÓN: Todo tipo de insectos y sus larvas que captura mientras camina tranquilo por el suelo y hurga entre las hojas caídas, aunque también lo hace en los árboles, en los que adopta posiciones acrobáticas para alcanzar los lugares menos accesibles.

NIDO: Construye un nido muy voluminoso y ubicado en lugares visibles, en lo alto de árboles y arbustos. Utiliza palitos espinosos para su construcción. Llama la atención por su tamaño; tiene una forma alargada -túnel- que alcanza el metro de extensión. La entrada siempre apunta hacia abajo, mientras que en el otro extremo se encuentra la cámara de cría, a la que recubre con materiales suaves como pastos secos. Pone 3 o 4 huevos blancos. Los pichones son alimentados por ambos padres.

SITUACIÓN: Escaso. Sus poblaciones son estables, no presentan riesgo de conservación.

DISTRIBUCIÓN: Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay; en Argentina por el norte hasta la provincia de Río Negro.

Serpiente Hocico de Cerdo de tres colores o falso coralillo – Santo Domingo

La serpiente Lystrophis pulcher es conocida comúnmente como el hocico de cerdo de tres colores o falso coralillo. La Lystrophis pulcher es probablemente el tri-color más común de hocico de cerdo o nasicus criado en cautividad.                                                                                  Las especies de serpientes Lystrophis pulcher se pueden encontrar en Bolivia.    Las Lystrophis pulcher buscan hábitats mucho más húmedos que el hábitat preferido por los Heterodones nasicus.                                                                                                                                  El nombre común “hognose tricolor” lo dice todo. En apariencia estas serpientes tienen 3 colores y tienen el típico “hocico de cerdo” en la cabeza. A causa de la coloración de rojo, amarillo (blanco) y negro de las Lystrophis pulcher se ven un poco como una serpiente coral que resulta ser el segundo nombre común de “serpiente falsa coral”. Su apariencia puede ser audaz, pero, de hecho, la propia serpiente es bastante inofensiva. En general, estas serpientes son más tranquilas y mucho más dóciles que la especie Heterodon nasicus.                                 La longitud total de estas serpientes rara vez es superior a 50 cm. Las Lystrophis pulcher son una serpiente de cuerpo pesado que puede hacer que la cabeza se ven muy pequeña y extraña en comparación con el tamaño del cuerpo.

Cortarramas (Phytotoma rutila) Abra Grande

Mide 17 cm. Cabeza gris plomiza, con frente rojo ladrillo; ojos rojos; espalda gris plomiza; garganta, pecho y vientre rojo ladrillo; alas negras con marcada línea blanca; cola negra con las puntitas de las plumas blancas; pico algo ganchudo hacia abajo. Hembra y juvenil: de colores apagados; todo el cuerpo estriado, parte ventral más clara.

En parejas, salvo en invierno en el que forma grupos pequeños. Posado sobre alguna rama emite un canto que semeja el sonido raspante entre dos ramas. Realiza una migración corta ya que en invierno se desplaza al centro-este del país. Confiado.

Habita en bosques naturales y estepas arbustivas son sus lugares preferidos, aunque también se lo puede hallar en campos con montes aislados, en arboledas y jardines.

Se alimenta con semillas, frutos silvestres y brotes tiernos de árboles y arbustos, que obtiene con su pico fuerte.

El nido consiste  en una estructura con forma de semiesfera bastante precaria colocada entre arbustos o matorrales a baja altura. Utiliza para su construcción palitos y ramitas. Recubre el interior con raicillas y pone 2 a 4 huevos verdosos con pintas y manchas pardas y negras. Se cree que la hembra es la que se encarga de la incubación. Los pichones permanecen en el nido por un período de 15 días hasta que aprenden a volar.

Escaso. Sus poblaciones son estables, no presentan riesgo en su conservación.

Su distribución es en Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay; en Argentina por todo el norte hasta el norte de la provincia de Chubut.

Coipo (Myocastor coypus) Dique Frontal

El Coipú o Coipo, es un roedor nativo de Chile y Argentina que en ocasiones es denominado erróneamente nutria. El coipo es confundido con frecuencia con la rata almizclera, aunque difiere de ésta por su tamaño más grande, por su cola redondeada en sección transversal y por sus bigotes tiesos y descendentes.

Tiene el tamaño de un conejo, de forma que este pequeño mamífero puede alcanzar una longitud de entre 43 y 63 cm, y pesar entre 3 y 8 kg; la cola es larga, recubierta de escamas, y los pies posteriores están palmeados. El pelaje es de color castaño y está constituido por una primera capa de pelos largos y bastos, debajo de la cual hay otra más densa con pelos suaves y finos.

Los hábitos de este animal son acuáticos y es capaz de nadar y bucear muy bien. El coipo excava sus madrigueras en las orillas de ríos y lagos, pero también construye nidos de superficie entre los carrizos y la vegetación de la zona. La dieta es vegetariana, a base de plantas acuáticas que corta con sus dientes incisivos, aunque también hace incursiones en los campos de cultivo próximos.

La gestación dura unos cuatro meses, al cabo de los cuales la hembra pare entre dos y nueve crías, por lo que en un año puede tener dos camadas. Tiene seis pares de mamas situadas en la parte anterior de la zona ventral, de tal forma que las crías pueden mamar incluso cuando la madre está nadando. Esta disposición inusual de las mamas puede estar relacionada con el estado precoz de las crías al nacer, pues son capaces de correr y tomar alimento sólido al poco de nacer.

Aunque es originario de América del Sur, el coipo ha sido introducido en granjas de Europa, Asia y Norteamérica con objeto de aprovechar su carne y, sobre todo, su piel, que es parecida a la del castor. El coipo ha conseguido escapar de muchas de estas granjas peleteras y se ha establecido en estado salvaje en algunas regiones de países como Francia y Reino Unido.

En Argentina es uno de los habitantes más representativos de nuestros grandes sistemas de humedales y uno de los principales y más tradicionales recursos de fauna silvestre del país, debido a su valor peletero. Diferentes resoluciones nacionales y provinciales regulan actualmente su captura y fijan cupos de caza y exportación.

Desde diciembre del año 2000 se está desarrollando un estudio tendiente a evaluar el estado de las poblaciones de esta especie y de su hábitat en varias provincias argentinas. Dicho proyecto tiene como antecedente el taller realizado en Buenos Aires, en noviembre de 1996, con el apoyo de la Federación Argentina de Comercialización e Industrialización de la Fauna (FACIF), que nuclea a los principales exportadores de nutria.

Vizcacheras – Los Nuñez

La cantidad de bocas de la vizcachera, depende del suelo en donde se construye; suelos blandos, mayor el número de entradas. Estas amplias cuevas tienen varias cámaras y túneles que pueden alcanzar 3 m de profundidad. Tienen el hábito de acumular ramas, huesos, bosta, alambres, y diversos objetos en la entrada de las cuevas. Estas cuevas cubren a menudo áreas extensas y suelen estar rodeadas por grandes zonas desnudas de vegetación, producto de su acción.

Las «vizcacheras» en parte están a pocos centímetros de la superficie, se extienden en un radio de 15 a 20 metros y se pueden hundir al paso de animales y hombres, por lo que constituyen un peligro, especialmente para los jinetes.