Siete Colores (Tachuris rubrigastra) – Tipiro

SIETECOLORES

El siete colores (Tachuris rubrigastra) es una pequeña ave paseriformede Sudamérica perteneciente a la familia Tyrannidae. Es el único miembro del género Tachuris y sus relaciones con otros miembros de la familia son inciertas.            Mide 10.5 cm. Su cola es corta; sus alas, cortas y redondeadas; y su pico, esbelto. Como su nombre lo indica, su plumaje es muy colorido. El lomo y las partes traseras son verdes; las inferiores son amarillas; el cuello, blanco; la línea alrededor del pecho, negra; y la parte inferior de la cola, roja. La cabeza es azul grisáceo oscuro, con una línea amarilla alredeor del ojo. La parte superior de la cabeza es oscura, generalmente con una mancha roja oculta. Las alas y cola son oscuras también, teniendo las primeras una línea blanca y las segundas, plumas blancas en el exterior. Los jóvenes son menos coloridos que los adultos.                                                                    Hay cuatro subespecies: T. r. rubrigastra es la más común, habitando desde el sudeste de Brasil hasta el sur de Argentina y el centro de ChileT. r. alticola habita en los Andes del sudeste de Perú, el oeste de Bolivia y el noroeste de ArgentinaT. r. libertatis se encuentra en la costa de Perú y T. r. loaensis en la Región de Antofagasta, en el norte de Chile.                                                         Se le encuentra en las zonas húmedas cercanas a los ríos y lagos. Está asociado a las totoras. El nido es construido entre los tallos de estas plantas.

Ancoche – (Valessia Glabra) – Camping Benteveo

ANCOCHE-PAG

Apocináceas                                                                                               Otros nombres: Ancochi, Teta de gata.                                           Medicinal y ornamental. Arbusto ramificado. Flores blancas, pequeñas.

Gavilán Planeador (Circus buffoni)- Abra Grande

Su dieta principal consiste en roedores, reptiles, aves y sus pichones. Los busca con un planeo lento y bajo sobre los campos con pastos, para largarse luego

DESCRIPCIÓN. Hembra: 56 cm. Macho: 52 cm. Cabeza y dorso negros; frente, ceja y garganta blancas; babero negro, resto del vientre blanco; cola blanca con barras negras; patas largas y finas amarillas; en vuelo se ven las alas barradas de negro y blanco. Hembra: más parda, pecho blancuzco estriado de canela. Juvenil: semejante a la hembra. Se puede encontrar con frecuencia individuos oscuros, denominados de “fase oscura”: casi todo negro, rojizo en muslos, abdomen y rabadilla, cara blancuzca; en esta fase macho y hembra son similares.
COMPORTAMIENTO. Planea a baja altura con las alas algo hacia arriba, en forma de V; solitario, casi siempre planeando sobre el pastizal; se posa erguido con el cuerpo alineado al poste de alambrado.
HÁBITAT. Terrenos llanos de pastizales, lagunas o zonas inundadas.
ALIMENTACIÓN. Su dieta principal consiste en roedores, reptiles, aves y sus pichones. Los busca con un planeo lento y bajo sobre los campos con pastos, para largarse luego abruptamente sobre sus presas.
NIDO. Lo construye en el centro de lagunas entre juncos, espadañas o pajonales densos. Es una plataforma de estos mismos materiales, donde pone 3 o 4 huevos blancos. La incubación dura aproximadamente unos 34 días. Los pichones son alimentados por sus padres y permanecen en el nido hasta sus primeros vuelos.
SITUACIÓN. Abundante. Se lo ve fácilmente; sin problemas en su conservación.
DISTRIBUCIÓN. Gran parte de América del Sur, hasta la provincia de Río Negro en Argentina.

Macá pico grueso – (Podilymbus podiceps) – Laguna Nuevo Líbano

Son aves acuáticas, muy buenas buceadoras, muy fáciles de ver en lagunas, lagos, embalses y bahías, e incluso en cunetas de caminos, siempre que haya profundidad para bucear.

Son aves acuáticas, muy buenas buceadoras, muy fáciles de ver en lagunas, lagos, embalses y bahías, e incluso en cunetas de caminos, siempre que haya profundidad para bucear. Es excepcional verlas caminando, rara vez lo hacen, su andar es torpe y erguido, dado que sus patas están situadas muy detrás. Vuelan de noche, al colonizar nuevas lagunas.

Su cuerpo es rechoncho, su plumaje es compacto y satinado, siendo su coloración parduzca, más clara en la zona ventral (tornándose gris plateada e incluso moteada) y su garganta es negra. Sus alas son cortas y su cola rudimentaria. A diferencia de otros Macás, no presenta ni penacho auricular ni semicopete. Sus patas presentan 4 dedos lobulados. Su pico es corto y cónico (lo que basta para separarlos de los patos, que poseen un pico ancho y chato), de color claro, con un anillo negro.

Cambian su plumaje en época Nupcial, su corona y dorso se vuelven negruzcos.

Son excelentes buceadoras, obtienen todo su alimento bajo el agua, que consiste en pequeños peces, moluscos, larvas, crustáceos e insectos acuáticos. Ante situaciones anormales, pueden sumergirse por períodos prolongados para aparecer luego en un lugar distinto y más seguro.

En su nidificación muestran singularidades, siendo el cortejo nupcial muy sofisticado. Construyen su nido siempre flotante y lo construyen anclado a plantas acuáticas. Al abandonarlo, lo cubren con plantas, logrando así que los huevos se incuben sólos, como los reptiles.

Los pichones son nidífugos, esto quiere decir que son capaces de nadar y bucear recién nacidos, ya que nacen “vestidos con su plumón”. No obstante, suelen viajar más cómodos en el lomo de sus papás.

Garza silbadora o Chiflón-(Syrigma sibilatrix) Lavalle

53 cm. Corona, nuca y dorso, gris acelestado. Piel facial desnuda, azul turquesa. Zona auricular, ocre acanelado. Cuello y pecho, amarillo cremoso. Cobertoras alares, ocre pardusco, que se ve como finas estrías verticales sobre fondo gris. Pico rojizo, con punta negra.

Habita praderas abiertas con árboles dispersos, bajíos inundados poco extensos, parques rurales y urbanos. Vive en todo el país.

Anda regularmente en parejas, aunque en ocasiones se observan grupos familiares. En el cortejo suelen reunirse varias parejas, en un ritual colectivo. A diferencia de las otras garzas, suele preferir los pastizales secos. No obstante, suele aparecer en los cuerpos de agua menores, como lagunetas y tajamares, así como en las charcas que se forman a la vera de caminos y carreteras. Suele posar en postes de alambrados o de tendido de líneas eléctricas.

Su vuelo es distintivo, con las alas batidas rápidamente, pero con poca amplitud, sin sobrepasar la línea horizontal del lomo. Precisamente, en vuelo suele emitir su característico silbido, largo, melodioso y de timbre aflautado.

Consume artrópodos diversos y pequeños vertebrados, en particular culebras y anfibios. A la caza de presas camina pausadamente y mueve el cuello lateralmente, o viboreando.

Anida en solitario, no en colonias, en sitios alejados del agua. Muestra preferencia por el entorno humano y suele anidar en árboles exóticos en parques de estancias, islas de eucaliptos para abrigo del ganado e inclusive en parques urbanos. El nido es una desprolija plataforma de ramas secas, que asienta en árboles, generalmente alto.

Su voz típica es un silbido como aspirado, alto (1,90-2,50 kHz), de tres notas largas (1s, la primera, más cortas las otras dos), generalmente emitido en vuelo, haciéndose evidente que estira el cuello al emitirlo: “whiííp…whiíp…whiíp”. De estos característicos silbidos surge el nombre vulgar.

Estos silbidos, con variantes, son emitidos también en el cortejo, junto a otras voces roncas. En esta ceremonia ritualizada suelen participar dos parejas, que caminan juntas, erectas o agachadas, se pechan, cambian de dirección, se entrecruzan, se ofrecen ramas secas, elevan los picos, erizan y separan las plumas nucales. En este caso, además de los típicos de 3 notas, pueden agregar otros de 5 notas, en una banda de tono entre 1,90 y 2,50 kHz. Las aves participantes emiten un parloteo de notas bajas (0,40-1,6 kHz) y roncas, entremezcladas sin orden “wag woag wag”. La mayoría de los silbos terminan como descomponiéndose en un sonido muy áspero“aaaggghh”, bajo (1,5-2,9 kHz), ronco, de muy cortas notas (0,005s), poco definidas, como si el aire rozara fuertemente por las vías aéreas.

Langosta Verde Arborícola-(Coniungoptera nothofagi)

Una comedora de hojas de apetito variable

Esta gran langosta (Coniungoptera nothofagi) , es considerada una especie perjudicial por la actividad defoliadora que ejerce sobre algunos árboles nativos (Nothofagus spp.) cómo también sobre plantaciones forestales de carácter comercial (Pinus radiata. Se menciona que es capaz de defoliar un árbol sin inconvenientes debido a la acción de un gran número de ejemplares.

Su cuerpo es de aspecto robusto, siendo la hembra la que impresiona al observar su gran ovopositor curvado hacia arriba.
El cuerpo es de colorido predominantemente verdoso cuando adulta, siendo factible encontrar, probablemente en los ejemplares más viejos, extremidades de color rosado variable en donde también han desaparecido los élitros y el segundo par de alas, mostrando así el cuerpo con colores verde oscuros a marrón..

Se menciona en los antecedentes bibliográficos revisados que se trataría de una especie poco frecuente de observar en la naturaleza, sin embargo ante un evento probablemente excepcional vivido en el año 2005, cuando en un bosque nativo de un cerro de exposición sur del sector denominado Los Peñascos de la localidad de los Lleuques de la comuna de Pinto, hubo la oportunidad de observar desde los primeros días de abril a inicios de junio y desde las primeras horas de la mañana a innumerables ejemplares que deambulaban en gran cantidad casi exclusivamente en el Raulí (Nothofagus alpina).

Si habían ejemplares sobre otras especies arbóreas del entorno cómo ser Avellano (Gevuina avellana) y Hualle (Nothofagus oblicua) no se observó sobre ellos ovipostura. Probablemente eran usados cómo medio de acceso hacia su destino preferente, en éste caso los raulíes.

El auge poblacional ocurrió la segunda quincena de abril, período en el que en un devenir frenético iban y venían ejemplares que caminaban sobre los troncos de raulíes del sector. Los que se detenían estaban en labores de postura con su ovopositor encorvado sobre pequeñas grietas de la corteza del citado árbol.

Alilicucú Común (Megascops choliba)

El autillo chóliba (Megascops choliba), también denominado currucutú comúnalilicucu comúnalicucu comúntamborcito común ylechucita neotropical,2 es una especie de ave estrigiforme de la familia Strigidae que vive en América. Como otras rapaces nocturnas es un depredador de pequeños animales dotado de garras, patas y pico especializados para cazar. Habita desde Costa Rica hasta Uruguay y todo el norte y centro de la República Argentina (hasta Mendoza, norte de La Pampa y nordeste de Buenos Aires). En apariencia es una especie sedentaria. Se encuentra en selvas, montes naturales y artificiales, sabanas, cerros de hasta 2000 metros sobre el nivel del mar, plantaciones parques y jardines.

Su longitud total varía de 225 mm (macho) a 240 mm (hembra). Presenta un disco o máscara facial bordeada de negro por detrás y penachos auriculares pequeños aunque evidentes que puede levantar o replegar como si fueran orejas. Su coloración dorsal es parda con estrías negras y manchitas canelas; por debajo es blanco también con estrías negras y un borrado ondulado con el tono canela difundido en todas partes.

Suele encontrase a los autillo chólibas solos, en parejas o en grupos familiares. Tiene hábitos nocturnos y durante el día permanece entre la vegetación, pasando desapercibida gracias al camuflaje que le brinda su plumaje críptico. Si es molestada por algo, vuela lentamente durante una breve distancia para volver a esconderse de nuevo.

Se alimenta de insectos los grandes coleópteros que captura en el suelo; además busca mariposas nocturnas y otros insectos alados, que los caza en vuelo. Durante los meses de otoño e invierno, cuando los artrópodos disminuyen drásticamente, es posible que se alimente de roedores y otros pequeños animales.

Emite localizaciones agudas y ásperas, siendo diferentes las voces del macho y la hembra, los cuales tienen por costumbre llamarse en una suerte de dúo durante las horas de la noche. Las voces tan particulares de ésta y otras especies de lechuzas, así como el desconocimiento general de sus hábitos, hacen que estas inofensivas aves sean relacionadas con malos augurios y brujerías, lo cual es totalmente infundado. En realidad, su función dentro de la naturaleza es muy positiva para el hombre, ya que por su alimentación contribuye a eliminar plagas agrícolas y vectores de enfermedades. A partir de octubre nidifica en huecos de árboles. La única postura anual se compone de tres o cuatro, pudiendo en ocasiones llegar hasta seis, huevos de color blanco.